cirugiaesteticamarzo

En los meses de abril y mayo las operaciones de cirugía plástica aumentan en un 30 por ciento. Además, los meses previos al verano son los mejores para someterse a este tipo de operaciones debido a que los postoperatorios requieren de varias semanas por lo que lo más adecuado es realizar la intervención en estos meses para que los efectos de la cirugía se noten en la época estival.

Además, las altas temperaturas veraniegas no favorecen la recuperación ya que es necesario no exponerse al sol o llevar faja para reducir la hinchazón en el caso de las abdominoplastias y liposucciones en general.

Según la Sociedad Española de Cirugía Plástica las intervenciones por las que más se consulta en esta época del año son las de pecho, abdominoplastias y rinoplastias.

Cada intervención requiere de cuidados básicos  ya que son operaciones muy serias y requieren de estudios previos y cuidados posteriores como cualquier otra intervención quirúrgica.

– Aumento de pecho, para esta intervención se realiza un estudio preoperatorio, una ecografía mamaria y mamografía. Hay que asegurarse de que no exista ninguna patología en la mama que vamos a operar.

El aumento de mamas se lleva a cabo bajo anestesia general y requiere de una pequeña incisión localizada en el pliegue submamario o alrededor de la areola según el caso concreto. Se coloca la prótesis por detrás de la glándula mamaria, por encima o por debajo del músculo pectoral según el volumen mamario inicial de la paciente.

En el 95 por ciento de los casos se recurre a la implantación submuscular que consigue resultados más naturales.

-Recolocación de pecho, la elevación del pecho se lleva a cabo en aquellos casos en que la mama, sin ser excesivamente grande en volumen, ha sufrido una importante caída. En esta intervención se aprovechan para darle el volumen y la proyección adecuadas a la mama una vez que ésta se ha remodelado en su posición ideal.

– Abdominoplastia, que es un conjunto de técnicas destinadas a reducir el abdomen así como corregir las deformaciones inestéticas producidas por obesidad localizada, tras los embarazos o por la presencia de cicatrices abdominales.

La mayoría de los pacientes que solicitan una cirugía del abdomen son mujeres, aunque también a menudo los hombres recurren a esta intervención. Al operar el abdomen se puede obtener un mejor aspecto estético del mismo, reducir su volumen superfluo y devolver el aspecto terso a una pared muscular relajada. La silueta, en general, se vuelve más elegante.

– Rinoplastia, en esta intervención, el cirujano plástico informa al futuro operado de las modificaciones que se propone realizar en la forma de su nariz en armonía con el diseño de su cara. A la hora de operar la nariz en ningún caso se utiliza un patrón único.

Tras la operación se coloca una férula durante 7-10 días. No será hasta los dos o tres meses cuando se empiece a apreciar el verdadero resultado de la operación, cuyo efecto final se notará al año de la intervención.

En general, para someterse a una operación de cirugía plástica son necesarios estudios preoperatorios, reposo tras la intervención y respetar los tiempos del postoperatorio.

Deja un comentario