ProcedimientoLa intervención consiste en desactivar los músculos “Corrugador y Procerus”, que son los causantes de las arrugas del entrecejo al contraerse durante la expresión facial. El tratamiento es definitivo y es el equivalente quirúrgico de la toxina botulínica a dicho nivel. La cicatriz de 2 cm. se coloca bajo las cejas quedando imperceptible a partir de los dos meses.

Anestesia: Local con sedación.

Duración: 45 – 60 minutos.

Postoperatorio esperado: Es frecuente que aparezcan hematomas sobre los párpados que desaparecen en torno a los diez días.

Imagen antes de la intervención Imagen después de la intervención