ProcedimientoLa intervención consiste en extirpar la glándula mamaria sobrante y al mismo tiempo recolocar en una posición conveniente. La forma de las cicatrices dependen de la cantidad de piel y glándula resecadas, y en la mayoría de los casos será en forma de ancla o de “T” invertida. La lactancia puede verse afectada por razones obvias. Las pacientes fumadoras tienen mucha mayor incidencia de complicaciones como cicatrices inestéticas o necrosis de areola.

Anestesia: General. Se requiere una noche de ingreso hospitalario.

Duración: 3 horas.

Postoperatorio esperado: Es normal que las mamas se muestren tensas e inflamadas durante las dos primeras semanas para tener un aspecto y tacto natural a partir de la 4ª semana. En la mayoría de los casos se deja un drenaje aspirativo que se retira al 2º -3º dia. Las cicatrices se mostrarán enrojecidas durante los primeros 6 meses e irán mejorando hasta adquirir el mismo tono de color que el resto de la piel a partir del año. También es normal que se exteriorize algún punto de sutura bajo la piel en el surco submamario. Se requieren curas y cambio de apósitos frecuentes durante los primeros 15 días. La reanudación de tareas habituales se puede hacer a partir de la 3ª semana.

Imagen antes de la intervención Imagen después de la intervención

Video explicativo de la reducción de mamas.